Diez consejos para malograr el cronograma (parte 2)

1.      Obviamente para esconder información es mejor un cronograma extensísimo donde prime la creatividad y el entusiasmo, que uno adusto hecho con criterio, y que muestre los hitos principales y tareas relevantes.

2.      Pero si no quiere trabajar tanto en el crono, es suficiente hacerlo con una falta de profundidad tal que haga imposible establecer hitos o hacer un seguimiento.

3.      No considere tiempos de gestión y administrativos, como los de aprobaciones, compras, almacenes, traslados, seguridad y medio ambiente, tramitación de permisos, etc. Todo esto debe ser instantáneo y comenzar justo cuando el proyecto lo requiere.

4.      Fije el inicio del proyecto, luego el final que quiere, y a partir de allí comprima todo para que entre en el plazo requerido. La idea es serruchar por igual todas las tareas y hasta eliminarlas (del crono) si fuese necesario. Eso si, ni se le ocurra cambiar el alcance o modificar los costos.

No documente los supuestos y restricciones con las que se elaboró el cronograma. Esto es muy importante, así cuando le reclamen por los incumplimientos usted podrá inventar excusas con total libertad.

Anuncios

Acerca de Adrián Muiño

http://www.linkedin.com/in/adrianmuino https://adrianmuino.wordpress.com/category/project-management/ Ing. Adrián Muiño Educación Ingeniero en Electrónica (UTN, Argentina) Maestría en Dirección de Empresas (EOI, Madrid) Postgrado en Marketing (UCA, Bs. As.) Project Manager Professional, PMP del PMI (USA) Actividad académica (10+ años) Profesor de Postgrado en la Univ. Católica Argentina Instructor en gestión de proyectos Actividad profesional (10+ años) Program and Project Manager (BGH SA, Neoris, Petrobras, Ericsson) Escritor de artículos (PM y aeromodelismo) Beta tester
A %d blogueros les gusta esto: